Novedades

Genesis G80, la nueva máquina premium de Hyundai

El vehículo de lujo y sucesor del Hyundai Genesis presenta un estilo similar al SUV de la marca, el GV80.

Genesis G80, la nueva máquina premium de Hyundai

Genesis reveló las primeras informaciones del nuevo G80, uno de sus modelos más importantes. Es verdad que esto suena a cliché, pero debemos recordarte que el G80 es técnicamente el heredero del Hyundai Genesis, el primer auto de la marca de lujo del Grupo Hyundai y que dio pie a todo este experimento premium que la compañía estuvo haciendo en los últimos años.

Diseño propio pero con influencias ajenas

A pesar de tomar como base el estilo del SUV GV80, el nuevo G80 tiene un mix de rasgos propios con líneas muy marcadas de otras marcas. Por ejemplo, la gran parrilla cromada y las llantas gritan "Bentley" a los cuatro vientos, asi como el perfil tipo fastback tiene una similitud con el Audi A7. Como vemos, este estilo de diseño que Genesis denominó "elegancia atlética" lo sacaron de sus dos mejores referentes. Detesto el discurso facilista de decir que "este auto se parece a" o "es la copia de" y sé que parece que soy muy pesado, pero acá es imposible obviar las referencias.

Lo que sí me resulta llamativo es la forma de las luces, muy rectangulares y en un curioso formato doble y casi espejado. Incluso, en el frente se la jugaron más y prolongaron el diseño de los focos hacia los guardabarros, creando una especie de branquias laterales. Los de atrás son similares, lo que también le aporta coherencia al diseño.

Un filete cromado recorre la zona baja de las puertas y se prolonga hasta la parte trasera, donde culmina en dos reflectores. Allí el aspecto es más bien limpio (sin muchos quiebres más allá del espacio de la patente) y con un discreto spoiler integrado a la silueta. Para finalizar, la punta de los escapes presenta una forma similar a la del marco de la parrilla, tipo escudo.

Por proporciones y detalles de diseño definitivamente es un auto que inspira a denominarse "de lujo", mucho más que la generación anterior, de aspecto anodino.

Interior

El interior también se presenta con características premium, considerando que el primer Genesis parecía un Hyundai o un KIA cualquiera salvo por sus materiales y armado de alta calidad, pero sin inspirar una mejor experiencia. En cambio, el nuevo G80 presenta un estilo realmente moderno, único y fabricado con los mejores materiales, incluyendo madera porosa y tapicería de cuero en dos tonos, (para las puertas y consolas) detalles que solo vemos en modelos de alto vuelo. Además, la cantidad de botones se redujo hasta lo mínimo e indispensable, mientras que en la parte superior se levanta una gran pantalla de 14,5"  para el sistema multimedia, que cuenta con soporte para comandos gestuales, servicios on-line, sincronización con funciones para hogares "inteligentes", modo valet y hasta pagos automáticos. El cuadro de instrumentos también es digital, con una pantalla de 12,3" pulgadas que emite gráficos en 3D.

Los asientos tienen funciones de masaje con celdas de aire, que permiten corregir la postura de manejo y evitar el cansancio. Las butacas traseras pueden dotarse con pantallas independientes para tener contenidos propios, mientras que el sistema de climatización de doble filtro activo permite regular la temperatura de ambas filas y hasta de los propios asientos, los cuales son calefaccionados y ventilados.

Por último, las luces y el sistema de audio (surround) también permiten mejorar la experiencia del viaje, ya que brindan una gran variedad de ambientes y escenarios.

Como suele suceder en estos autos del segmento de lujo aspiracional, hay beneficios que se saltan la norma de lo que dictan los gigantes alemanes. Y no es raro encontrarse con autos que cuestan un poco menos que sus rivales pero que tienen más espacio, tal como sucede en este caso. Desde Genesis bajaron los asientos traseros para mejorar el espacio con respecto al techo, pero en general también hay mucho lugar para todos los ocupantes, lo que llevó a que la marca se dé el lujo de bajar un poco el techo. Esto llevó a disminuir el centro de gravedad del vehículo, ideal para sacar mayor provecho de una nueva plataforma de tracción trasera que es 125 kilos más ligera que su antecesora.

El G80 empleará tres impulsores: un 2.5 turbo de 304 CV y 422 Nm de torque, un V6 3.5 turbo de 380 CV y 530 Nm y una alternativa 2.2 turbo Diésel de 210 CV y 441 Nm. La marca no lo confirmó, pero es casi seguro que estos motores se asociarán a una caja automática de ocho cambios con opciones de tracción trasera o AWD. Así, no solo no brinda ofertas híbridas, sino que tampoco cuenta con el V8 de 5 L que llevaba la generación anterior, decisión cuanto menos llamativa.

Alta tecnología

Ya hablamos del look y los motores, ahora es el turno de la tecnología. Como en los apartados anteriores su calidad es alta, tal como lo demuestran la suspensión electrónica con sistema Road Preview (usa cámaras para anticiparse a las imperfecciones del camino) o el asistente de ruta (Highway Driving Assist II) que permite intervenir en algunas maniobras, como por ejemplo cuando hay que cambiar de camino o cuando otros nos superan. Otro sistema de gran utilidad es el control crucero activo, cuya inteligencia artificial aprende nuestra conducta de manejo y permite calibrar de mejor manera las asistencias que hace el sistema sobre nuestra conducción.

Más ayudas: presenta asientos activos, por lo que se mueven a una postura más segura en caso de emergencia; tiene asistentes de punto ciego/tránsito cruzado con frenado de emergencia, asistentes de estacionamiento y 10 airbags (incluyendo uno central, para evitar que los ocupantes se golpeen entre sí en contactos secundarios), entre otros sistemas.

Jorge Beher recomienda

Contanos que opinas