Industria

Suzuki cumple un siglo de vida

La marca japonesa cumple cien años sin haber sucumbido nunca a las frivolidades impuestas por la moda.

Suzuki cumple un siglo de vida

Suzuki está cumpliendo un siglo de vida. Cien largos años en los que acertó pero también se equivocó, lo que le hizo sumar muchos kilómetros de experiencia que luego le permitieron (y le permiten) enfrentar con una clara visión los proyectos del futuro. En síntesis, es una de las marcas cuyo nombre infunde un gran respeto.

Sus inicios

La compañía fue fundada el 15 de marzo de 1920 por Michio Suzuki, bajo la razón social Suzuki Loom Manufacturing Company. Pero no fue la fabricación de autos el principal negocio de la naciente empresa, sino que se dedicó a los telares, para luego incursionar en la construcción de bicicletas, motos y de motores para embarcaciones, conocimientos que posteriormente aplicó al desarrollo de vehículos.

En 1954 la empresa adoptó el nombre Suzuki Motor Co. Ltd y lanzó al mercado nipón un corpulento sedán -aunque tenía dos puertas- cuyo diseño exterior intentaba replicar el estilo británico de la época. Denominado Suzulight, estaba equipado con un motor de 360 cc, y ostenta el honor de ser el primer auto compacto producido masivamente en Japón. El citado sedán se vendió muy bien, al igual que las irrompibles motos de la marca, entre las que destacaba el modelo Colleda.

Al inicio de los años 60 Suzuki estrenó un utilitario tipo furgón, basado en el Suzulight y que en corto tiempo pobló las calles. Era el Carry.

Modelos inolvidables

En 1990 se produce un nuevo cambio de nombre, Suzuki Motor Corporation, una denominación que se adoptó pensando en el agresivo proceso de globalización que estaba viviendo la compañía. Si bien sus productos (como los recordados Fronte y SJ) ya se ofrecían en mercados foráneos antes de los años 80, la firma aún tenía mucho que abarcar.

Uno tras otro desfilaron ejemplares muy bien pensados, funcionales y carentes de vanidad, una gama de productos en los que destacaban cualidades tales como el buen rendimiento, la mecánica duradera y los diseños correctos. Nombres como Samurái, Swift, Vitara y Baleno, entre muchos otros, se transformaron en íconos de la industria y en avaladores del excelente trabajo realizado por la marca. 

En pleno auge de los años 90, Suzuki se hizo el tiempo para mostrarnos su lado juguetón, para salirse de su estructura formal y concebir un par de lúdicos ejemplares, como el audaz Cappuccino y el juvenil X90.

Hoy, Suzuki es una empresa muy diversa, cuyo fuerte siguen siendo las motos. Sin embargo, continúa siendo relevante en muchos otros mercados, gracias a sus modelos de pasajeros y todoterrenos, que sin dudas lograron superar el paso del tiempo. Son pocas las marcas que pueden decir que la gran mayoria de sus modelos son recordables y de buena fama, más si se trata de una centenaria.

Leonardo Pacheco recomienda

Contanos que opinas