Novedades

Lexus creó un mini convertible para niños con parálisis cerebral

La marca de lujo de Toyota realizó el trabajo en conjunto con una fundación que acompaña a los afectados por la enfermedad.

Lexus creó un mini convertible para niños con parálisis cerebral

En Estados Unidos, marzo es el mes de la concientización sobre la parálisis cerebral, enfermedad motriz que afecta a cerca de un millón de personas en todo el país norteamericano.

Para aportar su granito de arena a la causa, Lexus desarrolló, en conjunto con la Fundación de Parálisis Cerebral local (CPF, por sus siglas en inglés), un vehículo a escala para niños que nacen con esta afección.

Para su construcción y desarrollo, Lexus y la CPF pensaron en Finley Smallwood, una niña norteamericana con parálisis, y cuya historia tomó estado público gracias a su presencia en las redes sociales. Tal es así que en su cuenta de Instagram, @fifiandmo, cuenta con más de 150.000 seguidores.

El vehículo en cuestión es una miniatura del LX Convertible. Si tenemos en cuenta un coche infantil tradicional, se le realizaron varios cambios con el fin de lograr la comodidad de su mini-conductora. Por ejemplo, al asiento se le agregó un acolchado lateral, un apoyacabezas ajustable y un cinturón de seguridad de cinco puntos, para que así Finley no sienta dolor al estar sentada durante largo tiempo. Además, se aumentó el tamaño de las puertas y disminuyó la altura de la posición de manejo, para que pueda subir y bajar con mayor facilidad.

Lexus también modificó la forma de manejo, debido a la poca fuerza que tienen muchos chicos con la mencionada enfermedad para sostener y girar el volante. Por ende, se le agregó un joystick, con el cual se puede controlar la dirección y aceleración del vehículo.

“En Lexus, nuestra filosofía de diseño siempre tuvo como eje central al ser humano. Creamos vehículos en torno a las necesidades humanas”, sostuvo Cooper Ericksen, vicepresidente de la compañía, para luego agregar que “en este caso buscamos explorar y ver qué conllevaría aplicar nuestra premisa en un niño con parálisis cerebral, que nunca pudo experimentar la alegría de poder moverse con libertad como sí lo hacen otros nenes”.

Christina, madre de la niña, se mostró feliz al recibir el coche: “Lloré por completo cuando lo vi por primera vez, porque básicamente es una silla de ruedas eléctrica”, expresó en las redes sociales.

Juan Manuel Cardozo recomienda