Test drive

Test Toyota RAV4 Hybrid: Ninja del consumo

La nueva generación del SUV nipón llega solo en mecánica híbrida, ¿valdrá la pena por su precio? Lo analizamos en esta prueba de manejo.

Test Toyota RAV4 Híbrida 4X4

Toyota supo sorprender con la RAV4 original, uno de esos primeros SUV que daban mejores prestaciones on-road que off-road. Recuerdo que por esa época de manera despectiva apodábamos a estos modelos como todocaminos o  soft-road. Ahora la marca vuelve a llamr la atención con esta nueva generación de su modelo estrella… ¿Por qué? Ahí vamos.

1º Sorpresa: Diseño

Estéticamente la nueva RAV4 te puede gustar o no, pero siempre te va a llamar la atención. Su estilo es lo que definí como JeepKuza donde se nota la inspiración en los modelos de las 7 ranuras, pero esculpidos a golpe de katana (te recomiendo ver el video del test).

Su estilo es lo que definí como JeepKuza

Toyota dice que se basa en el concepto de cross octogon (dos octogonos cruzados a lo corto mano-corto fierro), lo cierto es que se lucen perfiles angulosos en todas partes, incluyendo la zaga que parece fluir hacia el extremos de las luces. Otro detalle está en las pequeñas tiras negras en la base del pliar A y en la parte alta del C que dan la idea de techo flotante.

Otro dato fundamental está en las proporciones, ya que esta RAV4 es más corta, baja, ancha y con mayor distancia entre ejes que la anterior, lo que sumado al su estilo le da un aspecto mejor plantado en el camino.

2º Sorpresa: Interior

Parece que el departamento de Toyota contrató al mismo ninja para crear el interior que sigue del mismo concepto del exterior. Acá se agradece la simpleza de líneas y decorados, dando preponderancia a la pantalla multimedia y a los controles de climatización con inmensas perillas engomadas de estilo turbina. Curiosamente, los plásticos combinan buenos (en la parte superior) con no buenos para el segmento de la cintura para abajo.

Toyota contrató al mismo ninja para crear el interior

El cuadro de instrumentos es muy claro y combina dos indicadores por agujas (consumo y recarga de batería a la izquierda, nivel de combustible y temperatura del otro) con una gran pantalla color al centro. Estéticamente no están bien integrados estos tres elementos, pero la información es muy buena, especialmente lo gráficos de cómo están funcionando el sistema híbrido que son cuasi hipnóticos.

En las plazas traseras el espacio es sobrado para dos adultos y 3 no van a a ir tan incómodos. Se pueden reclinar los asientos, hay dos salidas de aire, pero curiosamente no hay puertos USB, solo una toma de 12V.

Sorpresa 2,5: Equipamiento y multimedia

No te voy a hacer perder tiempo describiéndote la dotación completa de la nueva Toyota RAV4 Híbrida, solo te comento que viene en dos niveles y podés ver todo el equipamiento en el Catálogo de Autocosmos. Solo hagamos un repaso por la versión Limited acá probada que incluye acceso y encendido “sin llave”, climatizador dual, techo panorámico, tapizado en cuero, butacas calefaccionadas (la del conductor eléctrica con memorias), cargador inalámbrico y techo panorámico corredizo.

podés ver todo el equipamiento en el Catálogo de Autocosmos

En cuanto al equipo multimedia, acá es donde Toyota no logra ofrecer plena satisfacción (al menos para mi) ya que no ofrece Android Auto o Aplle Carplay. Se puede espejar el teléfono con WiFi, pero solo con el auto quieto. Por el lado positivo, tiene navegador propio.

Sorpresa 3: Baúl y auxilio

Pese a tener baterías (y en este caso un motor eléctrico en el tren trasero, el baúl de la RAV4 es amplio con 580L que se van a 1.690L si reclinamos los respaldos. El portón de las versiones Limited se abre eléctricamente e inclusive pasando el pie por debajo del paragolpes (con las llaves en el bolsillo) aunque resultó caprichoso y el sistema funcionó la mitad de las veces que lo probamos.

La sorpresa se completa cuando levantamos el piso del baúl y aparece un auxilio 100% homogéneo, esto es misma medida y misma llanta de aleación.

Seguridad

Acá tenés 7 airbags, isofx y ESP en todas las versiones, pero las Limited te suman un conjunto de ADAS o como la marca lo llama Toyota Safety Sense que incluye mantenimiento de carril, crucero adaptativo, frenado de emergencia con detección de peatones, y luces altas automáticas. El resumen fueron 5 estrellas en las pruebas realizadas por Latin NCAP.

Mecánica (sorpresa y media)

Las RAV4 híbirdas recurren a un motor 2.4L de ciclo Atkinson con 177 CV y 221 Nm que es prácticamente lo normal en los SUV C del mercado norteamericano; sin embargo, sobre esto suma un motor eléctrico de 120 CV y 202 Nm. Y como si fuera poco, en la versión 4X4 que estoy probando acá, suma un segundo motor eléctrico en el eje posterior de 54 CV y 120 Nm.

suma un segundo motor eléctrico en el eje posterior

Debido a un tema de velocidades de giro, las potencias y fuerzas no se suman directamente en los modelos híbridos y por eso la RAV4 Hybrid ofrece 218 CV y la 4X4 222 caballos (la marca no dice cuál es el torque total). LA diferencia parece poca pero en el segundo caso podés tener hasta el 20% de la fuerza en las ruedas traseras mejorando comportamiento y ayudando con la tracción.

La transmisión es CVT y la batería es de Níquel-Metal Hidruro con una capacidad de 1,59 kWh y una tensión nominal de 244.8 V.

Comportamiento dinámico. Sorpresa un híbrido que no es aburrido

Bien, esta sorpresa ya la tuvimos cuando probé el Ford Mondeo Hybrid, que demostró conservar la dinámica del Mondeo aún con mecánica que reduce los consumos. En este caso la sorpresa viene por dos lados, el Prius que no privilegia el placer de manejar y la RAV4 anterior que tenía un tacto áspero.

Nada de lo anterior sucede acá. La nueva RAV4 Híbrida se mueve con soltura y te puede volver loco todas las combinaciones que puede hacer entre los tres motores, por ejemplo:

Arranca con los 2 eléctricos

Pasa a un motor eléctrico solo

Pasa a motor de combustión y eléctrico trasero en empuje

Pasa a motor de combustión y ambos eléctricos en empuje

Motor de combustión en empuje y recarga

Motor de combustión en empuje y recarga más cualquiera de los dos eléctricos

y al soltar el pie del acelerador puede recargar con los dos motores eléctricos o con uno solo.

Casi no te das cuenta cuando enciende el motor naftero, solo cuando está frio o necesita recargar la batería que se mantiene en un rango de giros algo alto. Si bien tiene un modo 100% eléctrico, es difícil activarlo porque necesita tener la batería bien cargada y eso no depende del conductor. En general, dependiendo de la carga que apliques sobre el acelerador, podés ir solo “a pilas” entre 20 y 40 km/h. El resto del tiempo el andar es fluido y silencioso. Y obviamente gasta poco, en ciudad medí unos 5,8L/100 km y a 120 reales 6,8L/100 km

Consumos Toyota RAV4 Híbrida 4X4

Autonomía

120 km/h

6,8 L/100 km

14,7 Km/L

809 km

Urbano

5,8 L/100 km

17,2 Km/L

948 km

 

Al ser híbrido pensarás que es lento, pero no, la RAV4 Hybrid hace el 80 – 120 km/h en 5,8s en D y si bajas con las levas a una 3º simulada por la caja CVT el tiempo se reduce a 5,3 segundos. Además de esto, la insonorización de la cabina es muy buena, solo con fuertes vientos se hizo presente un zumbido en la zona de los retrovisores.

Recuperación 80-120 km/h Toyota RAV4 Híbrida 4X4

En D

5,8 segundos

En 3º

5,3 segundos

 

Y volviendo al inicio del comportamiento dinámico, la RAV4 Híbrida es distinta a lo que recordaba de la generación anterior y del Prius anterior, en este caso las suspensiones abandona el tacto seco y hacen un trabajo redondeado y el comportamiento se siente más vivo, incluyendo una dirección peculiarmente rápida para la costumbre de la marca. Solo el pedal de frenos se pone esponjoso cuando vamos a fondo.

Conclusiones

Sorprendente producto esta Toyota RAV4 Híbrida, no solo es súper eficiente sino que por gastar y contaminar poco no deja de ser entretenida de manejar. Inclusive no tenés que renunciar a la potencia, ni al espacio en el baúl, ni a un auxilio homogéneo por llevar 3 motores, un tanque de nafta y un montón de baterías.

El espacio interior es bueno, el equipamiento completo, y la mayor queja está en la mitad inferior de la cabina cuyos materiales no están de acuerdo con el resto. Y el diseño… bueno, creo que es un amor/odio, pero lo bueno es que no deja de producir emociones.

¿Vale la pena comprarla? Eso lo decidís vos, yo te ayudo con esta prueba y también tenés herramientas como el Comparador de Autocosmos donde podés cotejar medidas, fichas técnicas, equipamientos y más para tomar la decisión que a vos más te convenza.

1

Lanzamiento Toyota HIACE

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos