Novedades

Porsche 718 Cayman GT4 y Boxster Spyder, perfectamente irracionales

Ambos modelos tienen grandes novedades en la parte mecánica.

Porsche 718 Cayman GT4 y Boxster Spyder, perfectamente irracionales

Porsche acaba de lanzar a través de un comunicado los nuevos 718 Cayman GT4 y Boxster Spyder, junto a una decena de fotos y un par de videos que enseñan las nuevas facciones de cada modelo y dejan escuchar algo de su nuevo motor bóxer de seis cilindros y 4 .0 L.

Ambos modelos corresponden al trabajo que realizó el departamento GT de Porsche sobre los 718 Boxster y Cayman. Estos modelos quedaron en las mismas manos que las que crearon el 911 GT2 RS o el 911 Speedster. El Cayman GT4 es la version que explota al máximo el potencial de la gran plataforma que es el Cayman, gracias al balance de chasis, mientras que el Boxster Spyder es una obra de honor a modelos como el 550 Spyder o el 718 RS 60 Spyder, marcado por su techo de lona y las burbujas en la carrocería, justo tras los asientos.

Nuevo motor

La gran novedad de este nuevo motor es que es una derivación del motor 3.0 L bóxer biturbo que usa el actual 911, pero en este caso sin los turbos y con un litro más de cilindrada. Los números son buenas noticias respecto de la generación pasada del Cayman GT4 y del Boxster Spyder (981), pues ahora ambos modelos contarán con los mismos 420 CV, lo que es una diferencia de 35 CV con el Cayman GT4 y de 45 PS con el Spyder.

El torque se mantiene en 420 Nm, pero se entregan a un régimen más amplio y alto de revoluciones del motor, entre 5.000 y 6.800 rpm. La potencia va a las ruedas trasera a través de una caja manual de sexta. Un problema para esta nueva generación puede ser que su peso de 1.420 kg es 5 kg mayor para el GT4, y unos alarmantes 105 kg para el Spyder, cuya filosofía se basa en una plataforma liviana para un conducción más pura.

A pesar de la ganancia en caballos, el sprint de 0 a 100 km/h queda en 4,4s para ambos modelos, es decir, el mismo tiempo que marcó el GT4 anterior. Para el descapotable esto significa una décima de mejora. Donde se nota la potencia extra es en la velocidad tope, ya que sobrepasan por primera vez (en papel) los 300 km/h, llegando el Spyder a 301 km/h y el GT4 a 304 km/h, cerca 10 km/h más para cada uno.

Consumo respetable

Ddespués que se lanzó el 911 (991.2) en 2016 con el nuevo motor biturbo existía la amenazante duda de que la próxima generación de un GT4 fuese turbo para cumplir con las reglas de emisiones de gases contaminantes, pero luego se conocieron las primeras fotos espías del 718 Boxster Spyder, a finales de 2017, que revelaron que no era así.

Porsche ha incorporado sistemas de gestión de cilindros capaces de interrumpir temporalmente la inyección de uno de los bancos de cilindros para reducir el consumo y la emisión. Además, hay nuevos inyectores piezo para una inyección directa de nafta de hasta cinco fases, lo que constituye una innovación al tratarse de un motor capaz de levantar tantas revoluciones. Gracias a esos esfuerzo es que este motor pudo registrar 11 L/100km en el New European Driving Cycle (NEDC).

Una aerodinámica clave

La aerodinámica de estos nuevos 718 fue un gran tema en el departamento de los modelos GT de porsche, especialmente para el GT4. De hecho, este produce un 50% más de carga aerodinámica que su predecesor, principalmente gracias al nuevo sistema de escape que liberó espacio en la cola del auto para crear un difusor de dimensiones considerables. Esta pieza en el GT4 representa casi un tercio de la carga de aire sobre el eje trasero.

Por encima de la cola está el nuevo alerón, que en esta nueva generación genera un 20% más de carga que en el GT4 981. Todo eso y más el efecto del rediseño de todos los paneles cambiados en esta nueva generación resulta en un 12 kg más de carga aerodinámica a 200 km/h en el 718 Cayman GT4.

En el Boxster Spyder, el alerón es sustituido por un spoiler activo que se levanta automáticamente al superar los 120 km/h. Gracias al nuevo difusor, este es el primer Boxster en generar realmente carga aerodinámica sobre el eje trasero.

Esta vez el Boxster Spyder comparte todo el chasis y sus respectivos elementos con el GT4. Por lo mismo, ambos llevan un nuevo Porsche Active Suspension Management (PASM), orientado a un uso en pista, que rebaja la suspensión en 30 mm y con ello el centro de gravedad. El Porsche Stability Management (PSM) es desactivable en dos etapas y el Porsche Torque Vectoring (PTV) funciona mediante un diferencial autoblocante mecánico.

Con el 718 Cayman GT4 puede pedirse con el paquete Clubsport, que incluye una jaula antivuelco de acero, un extintor más a mano y cinturones de seguridad de seis puntos para el conductor.

Como es costumbre en Porsche, de serie se equipan frenos con cálipers monobloques de aluminio con seis pistones adelante y cuatro pistones atrás, sobre discos ventilados y perforados. Opcionalmente se pueden incluir los Porsche Carbon Ceramic Brakes (PCCB). Ambos modelos llevan neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 adaptados a sus propias características. Gracias a las mejoras, el nuevo 718 Cayman GT4 puede dar una vuelta a Nürburgring Nordschleife más de 10s más rápido que el Cayman GT4 981.

 

 

The new Porsche 718 Spyder. Perfectly irrational.

The new Porsche 718 GT4. Perfectly irrational.

Joaquín Navarro recomienda

¿Qué opinás? Contanos