Autos clásicos

El motor Cadillac V16, el primero con tantos cilindros

Se mantuvo en producción durante once años y fue una garantía de prestigio.

El motor Cadillac V16, el primero con tantos cilindros

Hace décadas era impensable que un motor de cuatro cilindros pudiera ofrecer más de 400 caballos como lo hace ahora 2.0 L turbo de Mercedes-AMG. Antes, para poder llegar una alta cantidad de poder había que desarrollar bloques de un gran volumen y/o varios cilindros.

Con el paso de los años, la ingeniería fue evolucionando por lo que fueron llegando motores más compactos, pero aun así eran bastante grandes comparándolos con los estándares actuales. Estamos hablando de aquellas épocas donde el costo de la nafta no era problemas y donde lo que vendía era la cantidad de poder, y no la eficiencia.

Aunque hubo grandes avances, los motores grandes daban estatus social, al grado que los sedanes de lujo siempre portaban motores V8. Pero antes de llegar a esta época, el volumen de los motores iban en proporción al tamaño de la carrocería. Antes de la década de 1950 era común que los autos equiparan bloques de ocho, diez y doce cilindros. Incluso hubo quien se aventuró a desarrollar una máquina de 16 cilindros, como los hizo Cadillac en 1930.

Este enorme motor, catalogado como el primer V16 de la historia, resultó ser toda una maravilla por el derroche de tecnología y diseño. Desarrollado con el objetivo de competir contra Packard, Cadillac creó un plan estratégico que consistía en contratar al mejor ingeniero de Marmon Motor Company para que desarrollará el motor de 16 cilindros, así como nuevos bloques V12 y V8, y la transmisión automática Hydra-Matic. Igualmente, este especialista tuvo la misión motores de aviones Allison durante sus 21 años de carrera en GM.

Hasta el final del desarrollo del V16 de 7.4 L todo era una maravilla, al ser implementado en el Series 452 de Cadillac. En su primer año, es decir en 1930, vendió 2.500, luego 750 en 1931, 300 en 1932 y 49 por año desde 1935 hasta el 1937. Desgraciadamente, el precio y el volumen no fueron suficientes para obtener ganancias, pero el prestigio a cualquier costo parece haber sido el verdadero motivo de Cadillac.

Además de ser un derroche de tecnología, este motor V16 con 175 caballos era sumamente atractivo a la vista. Esto se debió a que el diseñador de carrocerías Ernest Schebera tuvo la misión de desarrollar conceptos del motor sobre arcilla y madera para lograr la mejor apariencia en cada uno de sus componentes.

Tanto la ingeniería como el diseño permitieron que el V16 ofreciera una conducción suave y silenciosa, una aceleración enérgica, una velocidad máxima alta, confort de marcha y una apariencia hermosa.

 

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos