Autoshows

Goodwood: Mercedes-Benz GT 4-Doors Coupé, el más caro de todos

Hasta que salga el Project-One, este modelo llevará el privilegio de ser el más costoso de los Mercedes.

Goodwood: Mercedes-Benz GT 4-Doors Coupé, el más caro de todos

Hace unos meses, Mercedes-AMG presentó una versión de cuatro puertas de su hermoso deportivo GT, con el poco original nombre de GT 4-Doors Coupé, traducido como... GT Coupé de cuatro puertas. El diseño emula al del Porsche Panamera, para ofrecer una propuesta más deportiva y única, distinta a la que puede dar un clásico Mercedes-Benz S63 AMG con sus tres cuerpos bien marcados.

Este modelo acaba de hacer su debut dinámico en Goodwood, donde aprovechó para anunciar los precios con los que se venderá en Europa, siendo Alemania su primer y obvio destino. Como ya se había informado, este nuevo vehículo de la división deportiva de la marca se ofrecerá en versiones GT63 y GT63 S, dejando para más adelante un más abordable GT53. En Alemania costarán €150.118 y  €167.016 euros el segundo.

Lo que sí fue una sorpresa, es que habrá una versión exclusiva que sólo se venderá el primer año, denominada GT 63 S Edition 1, que será el auto más caro de Mercedes-Benz, al menos hasta que aparezca el Project-One.

Esta edición especial tiene un precio de lista de €185.342, lo que supera al valor con que se ofrecen otros íconos de la marca, como el S63 (€161.000), el SL63 (€162.000) y el GT R Coupé (€166.600) ¿Lo vale?

Conociéndolo

Más allá de la ostentación que llevan este tipo de diseños que mezclan funcionalidad con deportividad, el Mercedes-AMG GT S 4-Doors Coupé cobra su valor en su paquete mecánico y sus prestaciones. Lleva un motor V8 4.0 biturbo que conocemos de muchos modelos de AMG (y Aston Martin), que en este caso eroga 640 CV y 900 Nm de torque, siendo el modelo de calle más potente de la marca.

Está asociado a una caja de nueve cambios y al sistema 4-Matic, que incluye un diferencial trasero autoblocante, y con los cual ofrece cifras impresionantes considerando su peso de 2,1t... ¡3,2s en el 0 a 100 km/h y 315 km/h de velocidad máxima!

Construido sobre la base del Clase S de nueva generación, el AMG GT 4-Doors Coupé incluye muchos elementos propios para darle un carácter más deportivo. Cuenta con ruedas posteriores direccionales, aerodinámica activa, suspensión de aire adaptativa y un Drift Mode que deja el auto en tracción trasera, permitiendo que derrape a piacere. Y todo eso sin contar con el paquete clásico mecánico de AMG, que incluye dirección, transmisión, frenos y tracción deportivos.

El diseño tiene mucho que ver con el GT coupé tradicional, con un capó largo y cuerpo movido hacia atrás. En este caso, la línea del techo fue alargada y cae suavemente sobre el baúl, con luces LED y una cuádruple salida de escape, además de un alerón fijo en la Edition 1.

El habitáculo es una mezcla entre la deportividad del AMG GT, la elegancia de un Clase S y la tecnología de un Clase E. La doble pantalla de 12,3” son un must en este auto, así como las salidas de aire circulares. Hay mucho cuero y fibra de carbono, así como aluminio en una infinidad de insertos. Y el volante, tremendo en tamaño y diseño, ofrece superficies de tacto para cambiar algunas funciones.

La novedad en este auto son las dos puertas posteriores y las plazas para pasajeros, que pueden ser dos o tres, según elija el cliente. En caso de elegir las posiciones individuales, la marca ofrece una consola central que incluye una pantalla desde donde manejar varias funciones del auto.

El paquete Edition 1 añade un paquete aerodinámico AMG, que incluye un divisor delantero más grande para canalizar mejor el aire, aletas integradas en el paragolpes, un difusor optimizado y el ya mencionado alerón fijo.

A eso añade llantas forjadas de 21" con radios cruzados, pintura gris grafito Magno, asientos AMG Performance en cuero Nappa gris y negro con contrastes amarillos, volante forrado en microfibra, y detalles en fibra de carbono ¿Cómo le fue en Goodwood? Nos gustó el sonido del motor, la ligereza con que parecía moverse, y la capacidad de acaleración. No se veía para nada torpe, y eso, en un auto de este tamaño, es un buen indicio de la forma en que fue concebido.

 

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinás? Contanos