Novedades

Brabham BT62, la furia tiene su propio auto

Bajo peso, un V8 a la antigua y una potencia fenomenal: gran acierto de Brabham Automotive.

Brabham BT62, la furia tiene su propio auto

Finalmente, lo que se venía anticipando llegó. Hablamos del Brabham BT62, el superdeportivo que revive el espíritu del inmortal Jack Brabham. De la mano de su hijo y Brabham Automotive, este auto irrumpe en la escena con una silueta filosa y un poder que hay que tener en cuenta.

Un auto para correr

La fórmula es conocida y simple: poco peso y mucha potencia. La carrocería de fibra de carbono se complemente con el kit aerodinámico con splitter, spoiler, faldones y difusor, que además de darle un muy lindo aspecto, le otorgan capacidades excelentes en la pista. En total, este modelo tiene un peso de 972 kg, y 1.200 kg de carga aerodinámica. 

Brabham Automotive lo dotó del mismo sistema de frenos de carbono que un monoplaza de la Fórmula 1 y neumáticos slick con el sello de Michelin. Adentro la cosa es semejante, ya que este Brabham BT62 tiene una cabina de fibra de carbono, asientos de competición, un cuadro digital, un volante repleto de botones y una jaula de seguridad.

Old School 

A diferencia de los superdeportivos de la actualidad que cuentan con motores turbo o sistemas híbridos, el BT62 decidió apostar por lo clásico, y así hace uso de un motor V8 5.4 L, con 720 CV y 667 Nm. La transmisión es automática y la tracción integral.

Aunque por el momento se desconocer las capacidades de aceleración, al tener en cuenta la masa y la potencia, todo indica que el 0 a 100 km/h lo debería completar en poquísimos segundos.

Homenaje

Por el momento, Brabham Automotive sólo tiene planeado fabricar 70 ejemplares del BT62, cada una con un precio de USD 1.350.000. La primera mitad del lote tendrán los mismos colores y gráficos de los autos con los que ganó Jack Brabham.

Luis Hernández recomienda

Contanos que opinas