Autoshows

Ferrari 488 Pista, 720 CV para recuperar el terreno perdido

La Casa de Maranello lanza el rival que el McLaren 720S estaba necesitando.

Ferrari 488 Pista, 720 CV para recuperar el terreno perdido

Ferrari, como si de un depredador se tratara, está dispuesto a todo cuando huele la amenaza. Especialmente si esa amenaza viene de su gran rival histórico de la F1, McLaren. Con el 720S haciendo estragos por doquier, era cuestión de tiempo para que Ferrari recogiera el guante.. y mal no lo hizo. ¿De qué hablamos? Del sucesor de las 360 Challenge Stradale, 430 Scuderia y 458 Speciale; la hasta ahora llamada 488 GTO: la Ferrari 488 Pista.

Con su V8 biturbo de 3.9 L, este coche eroga 720 CV y 770 Nm de torque, transformándose en el motor de ocho cilindros en V de Ferrari más poderoso jamás fabricado. Pero el Pista no es sólo un gran motor, sino que Ferrari hizo valer sus cinco campeonatos de constructores en la categoría GTE Endurance y los 25 años que lleva la monomarca Ferrari Challenge. Por eso, la 488 Pista se compromete a usufructuar los desarrollos de las 488 GTE y 488 Challenge.

Su peso de 1.280 kg (90 menos que el 488 a secas) sumado a la potencia mencionada permite llegar de 0 a 100 km/h en solamente 2,85s y el 0-200 en 7,6s (0,2s antes que el bólido de Woking). Su velocidad punta es de 340 km/h y se favorece de algunas tecnologías de La Máxima para sumar estabilidad, como la toma frontal S-Duct y algunos ajustes a los ángulos de los difusores frontales, sin olvidar el spoiler posterior, más alto y largo, que puede generar un 20% de carga extra que en un 488 convencional.

La receta de Ferrari termina con el Side-Slip Angle Control System (versión 6), que controla el diferencial electrónico E-Diff3, la suspensión magnética, el control de tracción con tecnología de F1 y el Ferrari Dynamic Enhancer, que puede ajustar con precisión la presión de los frenos en las pinzas, para no solamente estabilizar el auto, sino además optimizar el frenado.

Y sí, obviamente Ferrri dará a conocer el 488 Pista en todo su esplendor durante el Salón de Ginebra.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinás? Contanos