Test drive

Nuevo MINI Clubman a prueba

Manejamos en México al nuevo lanzamiento de la marca en Argentina.

Nuevo MINI Clubman a prueba

Diseño

El MINI Clubman regresa con una propuesta con toda la ideología de la marca inglesa, pero aspira a un segmento mayor que el del resto de sus productos, el de los compactos. Por eso mismo es que encontramos una distancia entre ejes de 2.67 metros, más espacio en el baúl y puertas más grandes que por ejemplo en la versión cinco puertas del mismo MINI.

El diseño sin duda es controvertido, lo amás o lo odiás. Si bien el frente es exactamente el de cualquier otro MINI actual, la carrocería alargada, las ruedas tan separadas y la puerta trasera dividida en dos le dan un aspecto muy diferente.

Otras diferencias no tan evidentes son los guardabarros más anchos, nuevos diseños de llantas de 18” (en la versión Cooper S) y las entradas y salidas de aire laterales en el eje delantero como las que encontramos en los BMW Serie 3 y Serie 4 por ejemplo, que ayudan con la aerodinámica y el consumo de combustible.

En nuestro país se ofrece bajo dos versiones: Pepper y Cooper S. La primera cuenta con un 1.5L naftero de tres cilindros con turbo, de 136 CV y  la versión Cooper S (la cual manejamos) cuenta con un 2.0L cuatro cilindros turbo, llegando a los 192 CV.

 

Mecánica y Seguridad

Bajo el capó encontramos el motor de cuatro cilindros 2.0L de las versiones Cooper S de la nueva generación del MINI. Este entrega una potencia de 192 CV y un torque de 280 Nm. La gran diferencia con otros modelos de la marca es que este motor está acoplado a una caja automática de ocho relaciones. En materia de seguridad, el MINI Clubman cuenta con seis airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción Y anclajes ISOFIX.

 

Interior y Equipamiento

Puertas adentro, encontramos este ambiente característico de la marca con materiales y ensamble completamente Premium, y que en esta generación han dado un salto cuántico respecto a las anteriores del mismo modelo.

Los cambios más notorios están en las salidas del aire acondicionado en el tablero que en el nuevo Clubman son rectangulares en lugar de las redondas de los demás modelos de la marca, y que las esquinas del tablero están redondeadas y ligeramente más salidas. Otro detalle es que el apoyabrazos es mucho más cómodo que en el hatchback de tres o cinco puertas, ya que el mismo queda más abajo y resulta más cómodo para interactuar con los controles del sistema multimedia.

Gracias al inmenso techo panorámico, el habitáculo también se siente más espacioso, solamente nos podemos quejar de la tela para cubrirlo que ya es característica de los MINI y que en algunas de nuestras latitudes se vuelve muy incómoda al permitir el paso de mucho calor en un día soleado.

El equipamiento está de acuerdo al nivel de precio en este Clubman ya que encontramos todo tipo de entradas para el sistema de sonido como USB, CD, MP3, auxiliar y Bluetooth tanto para el celular como para dispositivos de música. También viene incluido el sistema de navegación GPS y los servicios de MINI Connected.

El espacio para las plazas traseras es el más generoso de toda la gama actual de MINI. Cuenta con buen espacio para las piernas y para la cabeza, pero también las puertas son más amplias que por ejemplo en la versión de cinco puertas que ya probamos hace tiempo.

El área de carga es también la más grande que encontramos en un MINI de esta nueva generación ya que con los asientos erguidos, gozamos de unos muy respetables 360 litros y si los abatimos, se expande hasta los 1.250L., suficientes para transportar objetos grandes.

 

Comportamiento Dinámico

Lo primero que notamos fue la puesta a punto de la suspensión que está más del lado del confort que en otros modelos de la marca. Es más suave inclusive hasta en el modo Sport, es sumamente relajada permitiendo cierto movimiento de la carrocería pero sin perder este manejo divertido que caracteriza a los MINIs.

La aceleración es como la de un deportivo y con la transmisión de ocho relaciones, hasta hay que tener cuidado en bajas velocidades ya que el torque llega inmediatamente y de manera intempestiva. Esto también significa que el nuevo MINI Clubman presenta un fenómeno que denominamos Torque Steer, que se traduce como un movimiento fuerte del volante al acelerar y que sumado a la dirección eléctricamente asistida, le resta un poco de confianza para acelerar fuertemente al salir de una curva.

Los números de desempeño son bastante impresionantes, logra un tiempo de aceleración de 0 a 100 Km/h de 7.1 segundos y una velocidad máxima de 228 Km/h, muy parecidos a los de un deportivo con buenas credenciales. El consumo de combustible obviamente se ve afectado si constantemente estamos tratando de superar estas cifras, pero la marca promete un consumo combinado de 6L/100Km que si bien no se acerca los 8.1L/100Km que obtuvimos nosotros en el tiempo de prueba, creemos que está bastante decente para el nivel de desempeño del mismo.

 

Conclusiones

El MINI Clubman se transformó en esta generación y el resultado es un auto mucho más práctico, cómodo pero con todo este halo de ideología de la marca que tanto nos gusta. El problema que tiene (pero que no compartimos) es que la marca aún tiene este estigma de auto pequeño por su nombre y del que tanto costado le ha costado salirse. Muchas personas piensan que al ser un MINI tiene que ser un vehículo muy pequeño, como el original, pero la realidad es que la marca ha tenido que dar un giro completo para expandir su oferta de productos y llegar a otros mercados con mayores números de ventas.

A nosotros nos gustó y mucho, sobre todo porque han buscado presentar un auto de tracción delantera con muchísimo carisma y un diseño que se separa de todo lo demás que encontramos en el segmento.

Opiná en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

 

 

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinás? Contanos