Test drive

Prueba nuevo Audi A4, la quinta generación

El nuevo rival a vencer en el segmento de los sport sedán premium

Prueba nuevo Audi A4, la quinta generación

Aunque la primera impresión nos diga que Audi jugó a lo seguro con el nuevo A4, ya que no podemos negar que el parecido con su predecesor, la realidad es completamente distinta, no solo es más grande, también plataforma, estampados, interiores y mecánica son completamente nuevos.

El Audi A4 es un modelo que existe con ese nombre desde 1994, por lo que contando esta nueva entrega tenemos un total de cinco generaciones. Sin embargo, la participación de la marca en este lucrativo segmento es bastante más antigua, desde 1972 gracias al Audi 80. Considerando la producción de ambos modelos tenemos que Audi ha fabricado más de 12 millones de unidades, lo que lo convierte en el modelo más exitoso en la historia de la marca.

Este vehículo se vale de la plataforma MLB para obtener una reducción de peso, lo que no solo se traduce en una ganancia en términos de eficiencia, sino que además, al ser más rígido presume de una calidad de marcha y de manejo infinitamente superiores a su predecesor.

 

Características técnicas y mecánicas

El nuevo Audi A4 es hasta 120 kilos más ligero que su predecesor

Bajo el capot tenemos un cuatro cilindros de 2.0 litros con 252 CV y 370 Nm de torque acoplado a una transmisión S-Tronic de doble embrague y siete cambios que envía la potencia a las cuatro ruedas vía el conocido sistema quattro.

Como había mencionado, el nuevo Audi A4 emplea la nueva plataforma MLB Evo - Modular Longitudinal Matrix-, que para esta generación ofrece una serie de ventajas no solo desde el punto de vista de manufactura, sino también de cara al consumidor.

Dependiendo de la versión, el nuevo Audi A4 es hasta 120 kilos más ligero que su predecesor. Asimismo, esta nueva plataforma es tan versátil que permite a Audi emplear estructuras ya sea principalmente de acero -como en este caso-, o una construcción híbrida de aluminio y acero como sucede en Q7, e incluso completamente de aluminio.

Adicionalmente es capaz de acomodar prácticamente cualquier tren motor existente, ya sea: naftero, diésel, híbrido plug-in o incluso 100% eléctrico.

El nuevo A4 es el más grande de la categoría, superando por 93 mm y 40 mm a los Serie 3 y Clase C, respectivamente, por lo que es el que entrega mayor comodidad para los pasajeros posteriores. Asimismo, ofrece 25 mm más de espacio para cabeza y 23 mm para las piernas en el banco trasera con respecto de su antecesor, mientras que la capacidad del baúl es de 480 litros.

 

Interior y confort

Todo lo que vemos y tocamos en el interior del nuevo A4 tiene una atención al detalle sobresaliente

Lo primero que se destaca en el nuevo Audi A4 es la excelente experiencia premium que ofrece; el habitáculo está construido con materiales de primer nivel, todo lo que vemos y tocamos tiene una atención al detalle sobresaliente.

El cluster de instrumentos emplea el nuevo Virtual Cockpit que se trata de una inmensa pantalla TFT de 12.3” que ya conocimos en los modelos TT y Q7, y que despliega información relativa al navegador, computadora de viaje, sistema multimedia, etc.

El MMI por su parte es de nueva generación, cuenta con reconocimiento de escritura, así como la función de pellizcar que tan útil resulta en las pantallas de los smartphones para hacer zoom a cualquier elemento que estemos visualizando en la pantalla de 8.3” ubicada en la parte central superior del tablero y que sorpresivamente no es retráctil. Adicionalmente tenemos compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto.

Mención aparte merecen los nuevos controles para el climatizador de hasta tres zonas, que cuentan con una botonera de dos etapas de funcionamiento. Con apenas tocar el botón, el display monocromático nos muestra una opción diferente para cada tecla que al oprimirla por completo se activa. Asimismo, la temperatura de cada zona se despliega en el mando circular desde donde se puede elegir el nivel deseado para cada caso.

 

Comportamiento dinámico

Se comporta como un sedán deportivo en toda regla, es ágil y transmite confianza absoluta

El nuevo Audi A4 presume de un coeficiente de penetración al viento de apenas 0.23, que no solo impacta positivamente en el rendimiento de combustible, sino que reduce los ruidos producidos por el viento a tal grado que según Audi ofrece niveles de insonorización equivalentes a los del A8.

Con 252 caballos y tracción quattro, el nuevo Audi A4 se comporta como un sedán deportivo en toda regla, es ágil, con un comportamiento impecable que transmite confianza absoluta, frena con mucha contundencia y cuenta con potencia suficiente para cualquier circunstancia. La transmisión es todavía más rápida que antes, al grado de que parece que adivinara nuestros pensamientos, antes que podamos transmitirlos al auto vía el pedal del acelerador.

Desde siempre, los entusiastas y puristas han definido al A4 como un modelo inferior con respecto de los Serie 3 y Clase C por el hecho de no contar con un planteamiento mecánico de tracción trasera; sin embargo, tengo que reconocer que para esta nueva generación la plataforma es tan buena que el exponente de la casa de los cuatro aros no tiene nada que envidiar a sus rivales, incluso podríamos decir que se ha logrado colocar por encima de ellos.

 

Conclusiones

El nuevo Audi A4 aprovecha toda la tecnología y know how que existe en Grupo Volkswagen para convertirse en el nuevo rival a vencer de su segmento. Es cierto, hay quienes seguirán sosteniendo que al no ser naturalmente de tracción trasera se encuentra en desventaja con respecto de sus rivales; sin embargo, tras el volante es tan capaz o incluso superior, es más espacioso, refinado y además ofrece una cabina mejor lograda, llena de equipamiento y tecnología.

Rubén Hoyo recomienda