Novedades

Olvidate del turbo y la suspensión deportiva, el mejor tuning se hace en el piloto

Pasamos todo un día corriendo en el Autódromo Cabalén y descubrimos que un buen consejo vale más que varios CV extra.

Olvidate del turbo y la suspensión deportiva, el mejor tuning se hace en el piloto

Nuevamente fuimos invitados por nuestro amigo José María Menso para participar en uno de los eventos más emocionantes del año, (al menos para nosotros, claro) el GP Track Experience. El año pasado viajamos desde la Ciudad de Buenos Aires hasta el Autódromo Cabalén en Alta Gracia, Córdoba, a bordo de un Citroën DS3 sin turbo (120 CV) y esta vez repetimos el viaje de manera casi idéntica, ya que lo hicimos tras el volante de la renovación de este modelo bajo la flamante marca DS (ahora independizada de Citroën en el mercado) pero con un motor 1.6L THP llevado hasta los 153 CV.

El comportamiento del vehículo en ruta y ciudad es algo de lo que se encarga en detallar Hernando Calaza en su prueba al DS 3 Sport Chic. Nosotros, por otro lado, vamos a focalizarnos en la experiencia de pilotar en un autódromo con un auto de calle.

El circuito ya era conocido por nosotros ya que como mencionamos, corrimos allí el año pasado con un DS3 de 120 CV. Ahora, con 33 CV extras gracias al turbo con el que cuenta esta versión, nos disponíamos a bajar nuestros tiempos (que tomamos de manera extraoficial, ya que el espíritu del track day no es lograr un buen crono sino divertirse manejando) y para nuestra sorpresa, la mejora más importante no vino desde abajo del capot.

Luego de la charla técnica y de seguridad brindada por los organizadores, realizamos las primeras vueltas, donde pudimos ver las primeras virtudes del turbo en nuestro DS 3 Sport. Las largas rectas del Cabalén permitieron que la aguja del velocímetro llegue hasta los 190 Km/h y que en la salida de las curvas comenzara la batalla entre el acelerador y el ESP, (el cual no desconectamos al ser un auto de prueba) lo que provocaba cierta pesadez al momento de acelerar, a causa de toda la electrónica actuando frente al chirrido de los neumáticos.

Esto provocó que en las primeras vueltas logremos tiempos mucho mejores que la otra vez, bajando unos 3 segundos por vuelta con respecto al modelo sin turbo. Estábamos más confiados en las curvas, el vehículo nos permitía frenar con confianza (a veces demasiada, con alguna que otra incursión al pasto) y con la sensación de que ya no quedaba mucho margen para mejorar. Qué equivocados que estábamos.

Todo cambió cuando subimos a nuestro vehículo a José Broggi, piloto que comenzó su carrera en el Karting, continuó en la Clacicor, luego en la Formula Renault Plus y que actualmente milita en la Clase 3 Plus Cordobesa. José, conocedor de la pista a la perfección y que en la jornada ofició de instructor, le permitió a los participantes sentirse mucho más cómodos con sus vehículos, indicando los puntos de frenado, radios de giro y principalmente alentando a que puedas llevar al límite tu auto mediante tips y referencias visuales en la pista.

Con José Broggi a bordo pudimos empezar a tomar curvas sin frenar donde antes por instinto tocábamos el freno, atacar ápices que en un principio parecían extraños y utilizar en su totalidad algunos pianos que parecían ser sólo para que los pisen los monoplazas.

No faltó mucho tiempo para que empecemos a pasar a vehículos que nos superaban en potencia, autos con 50 CV más que nuestro DS 3 y con suspensión modificada se hacían a un lado al vernos llegar por el retrovisor. Nuestros tiempos de vuelta bajaron drásticamente, logrando hasta 5 segundos menos que las vueltas que hicimos antes de conocer al carismático Broggi.

No sólo fuimos mucho más rápido por la pista, sino que al sentirnos con mayor confianza pudimos disfrutar mucho más de cada curva, con ganas de seguir girando hasta que los neumáticos digan basta.

Al respecto, es importante aclarar que desde la organización se cuida mucho la salud de los vehículos, ya que la salida a pista se hace por tandas dividiendo a los vehículos por su cilindrada y permitiendo un máximo de 5 vueltas seguidas, para preservar el estado de los frenos, que dicho sea de paso, a la cuarta vuelta ya empiezan a mostrar signos de fatiga, mermando su capacidad.

En resumen, la adición de un turbo nos hizo unos 3 segundos mas rápidos, pero aprender a pilotar nos permitió girar 5 segundos más rápido, un “tuning” mucho mas barato, eficiente y divertido.

Agradecemos nuevamente a José María Menso por invitarnos y confiar en nosotros para el sorteo de una entrada al GP Track Experience (si te lo perdiste por no seguirnos en nuestra FanPage de Facebook estate atento para la próxima) y especialmente a José Broggi por las indicaciones y la buena onda. Realmente vale la pena vivir la experiencia de un día en la pista para divertirse, conocerse a uno como piloto, al auto y disfrutar de la camaradería del resto de los participantes, que con sus vehículos y experiencias hacen que el día sea uno de los mejores encuentros de fanáticos al que puedas asistir.

Cámara on board con Jorge Broggi de copiloto

Km X entrevista a Autocosmos y describe la jornada

2 da parte del informe de Km X

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos