Novedades

Mitsuoka Orochi Evangelion Edition, buscando un nuevo impacto

Uno de los autos japoneses más bizarros ahora homenajea al famoso animé.

Mitsuoka Orochi Evangelion Edition, buscando un nuevo impacto

El Mitsuoka Orochi es un deportivo japonés que sirve como mal ejemplo para cualquiera que estudie diseño automotriz. Líneas exageradas, ondulaciones muy poco armoniosas y uno de los frentes más repugnantes de la industria hacen del Orochi un desafío visual para cualquier ojo con buen gusto. Por alguna razón que no logramos comprender, este vehículo aún está a la venta en Japón, sin mayores modificaciones desde su presentación como concept en el 2001 y su salida al mercado cinco años después.

Justo cuando pensábamos que Mitsuoka se había dado cuenta de lo abominable de su creación al presentar la “Final Edition” hace unos meses, nos encontramos con la noticia de que no sólo lanzará una nueva versión del Orochi, sino que también salpicará con su desgracia a uno de los “animés” más venerados en la historia de la animación japonesa, Neon Genesis Evangelion.

¿Cómo mezclar una historia de futurismo, filosofía existencialista, batallas épicas y tintes místicos con uno de los vehículos más horribles del mundo? De la peor manera posible, obviamente. Este Orochi está pintado con los colores vistos en los “Evas” y los emplea en su carrocería de modo vulgar, utilizando todas las tonalidades posibles con unas líneas que nos remiten más a un graffiti del estilo hip-hop que a uno de los bioandroides de la serie.

“Hey, pero tiene una estética muy deportiva, ¿estás seguro que ahora no esconde un V10 de 600 CV bajo el capó?”

La respuesta es no. El motor sigue siendo el mismo Toyota V6 de 3.3L y 233 CV acoplado a una caja automática de 5 velocidades que utilizaba el primer Orochi.

Por suerte, de esta versión se harán solamente 11 unidades, que estarán a disposición del público a un precio de USD 137.000.

Para nosotros es un miembro indiscutido de nuestro Top 10 de los autos más feos de la historia, pero vos, ¿te lo comprarías? 
 

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos