Novedades

Morgan nos muestra el ¿nuevo? Plus 8 Speedster

La marca es la última 100% británica, y fabrica autos de forma artesanal con desde más de 100 años.

Morgan nos muestra el ¿nuevo? Plus 8 Speedster

Morgan es el típico ejemplo de que el paso del tiempo puede ser algo subjetivo. El constructor británico tiene más de 100 años y una de sus plantas, ubicada en Pickersleigh,  lo celebra con una edición especial de su modelo más representativo, el Plus 8, que fue lanzado al mercado en 1968 y que al paso de casi 50 año ha sufrido pocas modificaciones ¡algo difícil de creer!

La marca crea autos de forma artesanal, las piezas de la carrocería son hechas a mano y forjadas una a una con prensas y roladoras manuales, con operadores que han heredado los puestos de trabajo de abuelo a padre y a hijo. En una época en donde los autos se fabrican con aleaciones ligeras, metales aeroespaciales y materiales compuestos, Morgan continua haciendo sus vehículos con materiales nobles como la chapa de acero y algunos refuerzos de la carrocería son de madera. Particularmente, el chasis de este vehículo es de aluminio.

El Plus 8 Speedster es una versión de aniversario, el cual alberta en sus entrañas un motor de origen BMW de 4.8L que entrega 367 CV, acoplado a una transmisión manual también de origen alemán y firmada por ZF, que lo catapulta a casi 240 Km/h. ¿240 km/h en un vehículo que poco ha cambiado desde 1968? ¡Así es, bienvenidos a la magia excéntrica de Morgan!

La versión Speedster del Plus 8 contará con una enorme lista de extras que el cliente puede adicionar para que su Morgan se vea como un bólido de carreras de hace muchos años. El fabricante no anunció la cifra exacta de Speedsters que construirá, pero les podemos asegurar que serán pocos, ya que el precio que hay que pagar por uno de ellos es de € 86.000 y además hay que esperar unos meses (con el monto ya pagado) para que fabriquen el vehículo de forma artesanal.

¿Te animás a comprarte uno? vas a tener que ir a comprarlo personalmente a la fábrica de Morgan que está en la vieja carretera de Pickersleigh, en Inglaterra.

Alejandro Konstantonis recomienda

Contanos que opinas