Test drive

Exclusivo, manejamos el nuevo BMW Serie 2 Coupé

Viajamos a Las Vegas para conocer de primera mano a la renovada coupé compacta de la familia bávara

Exclusivo, manejamos el nuevo BMW Serie 2 Coupé

Las Vegas, EE.UU. Fanáticos de la firma de Múnich regocíjense, el Serie 2 en su versión tope de gama, el M235i es el arquetipo de lo que un BMW perfecto debería de ser.

Es innegable que BMW es un fabricante de vehículos protagónico en el ámbito premium, junto con Mercedes–Benz, Porsche y Audi definen el pasado, presente y futuro de los autos de lujo. Sin embargo, no todas estas emblemáticas marcas teutonas se caracterizan por las mismas virtudes, filosofía o tradición, aunque compitan de frente en muchos segmentos. Para BMW por ejemplo, una de sus grandes fortalezas es la invención de lo que hoy conocemos como Sport Sedán, es una de sus numerosas aportaciones al mundo del automóvil y en la actualidad, el Serie 3 sigue siendo la referencia de los Sport Sedán y por supuesto el rival a vencer.

Otro de los grandes bastiones de BMW reside en sus coupés compactas, cuya tradición se remonta a finales de los sesenta con el 2002, que en su versión turbo 2002tii, eran en su momento capaces de confrontar a exponentes mucho más costosos y que se jactaban de ser deportivos de cepa pura. El Serie 1 Coupé que debutó en 2007 se convirtió de inmediato en un heredero ese linaje, era un auto rapidísimo, ágil y sumamente divertido, mismo que ha evolucionado en el auto que hoy nos ocupa y que adopta la nueva estrategia de producto del fabricante, en que las variantes de dos puertas son denominadas con números pares, es decir ahora es el Serie 2 Coupé.

Este nuevo Serie 2 Coupé es un producto superior a su predecesor en absolutamente todos los aspectos, no solo por dimensiones en donde gracias a sus 4.432 mm es más largo en 72 mm, y con 1.774 mm es más ancho en 32 mm, la distancia entre ejes y el ancho de vía también crecieron, por lo que hay más espacio interior, sobre todo para las plazas posteriores. El espacio de carga ha ganado 20 litros, para un total de 390. Aún con lo anterior, el Serie 2 pesa virtualmente lo mismo que el modelo al que reemplaza. Adicionalmente es un auto mucho más refinado y tecnificado que antes.

Ha ganado una serie de tecnologías que le permiten jugar en otra liga, cuenta con el paquete de tecnologías EfficientDynamics que incluye el Start & Stop, modo de conducción Eco Pro que permite ahorrar combustible gracias a que mantiene el funcionamiento del motor a bajo régimen, desacopla la transmisión cuando se libera el pedal de acelerador e incluso controla de una manera más eficiente el climatizador que por cierto es bi-zona.

El iDrive es de nueva generación, por lo que la parte superior del mando circular también es un touch pad en donde se pueden introducir los datos a manera de escritura y son reconocidos por el sistema. Gracias al BMW ConnectedDrive es posible efectuar búsquedas en internet relativas al navegador (puntos de interés, direcciones, etc) o conectar el auto con las redes sociales como Facebook y Twitter.

Por lo que hace a la seguridad, el Serie 2 equipa todo lo necesario; se destacan los 6 airbags, el control de estabilidad DSC, de tracción DTC, ABS, asistente de frenado en curvas CBC, así como un sistema de compensación de la capacidad de frenado.

 

En la pista

Para conocer a fondo el M235i, versión que tuvimos oportunidad de probar, el escenario elegido por BMW fue Las Vegas Motor Speedway, un enorme complejo desarrollado específicamente para la práctica del deporte motor y que es más conocido por el tri óvalo  de 1.5 millas (2.41 km) que alberga carreras de NASCAR y hasta hace poco también de la Indy, categoría que dejó de utilizar esta pista tras la muerte del piloto Dan Wheldon un par de años atrás en un terrible accidente. En el interior del óvalo hay un pequeño circuito con curvas cerradas y rectas cortas que permitió conocer las capacidades de maniobrabilidad y aceleración del vehículo, mientras que el óvalo con sus curvas con peralte de 20 grados sirvió para conocer el comportamiento en altas velocidades.

El M235i incorpora un motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros que gracias a la presencia de turbos twin scroll, inyección directa, VANOS y VALVETRONIC es capaz de entregar 326 CV y 450 Nm de torque desde las 1.300 vueltas. La transmisión puede ser manual de seis velocidades o automática de 8 con ajuste deportivo, misma que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4.8 segundos (más rápido que el Porsche Cayman S de última generación). La velocidad máxima está limitada a los 250 km/h, aunque es evidente que el tope de gama de la Serie 2 podría rodar bastante más rápido que eso.

Se puede incorporar de manera opcional una suspensión adaptativa que modifica la rigidez de los amortiguadores en tiempo real, con lo cual el M235i puede ser duro y deportivo o suave y confortable con solo oprimir una tecla.

Volviendo al manejo en pista, al ubicar con el Driving Control en modo de conducción Sport+ (todavía hay asistencias electrónicas pero ajustadas para intervenir más tarde y así permitir un poco más de diversión) y la sofisticada caja en modo manual que se puede manipular vía las levas ubicadas detrás el volante, el vehículo se muestra infernalmente rápido, acelera de una manera violenta y tiene un agarre que parece interminable. El balance es excelente y apoya muy bien en al momento de girar, siempre con potencia de reserva para salir disparado al vislumbrar el final de las curvas.

Al rodar por encima de los 200 km/h sorprende el aplomo y seguridad que transmite, incluso el ruido de rodamiento es relativamente bajo a estas velocidades y al observar que el motor gira cómodamente podemos suponer que la velocidad máxima se ubica muy por arriba de los 250 km/h del límite electrónico predefinido.

Un detalle que vale la pena aclarar es que el M235i no es propiamente un BMW M como serían el M3 o el M5, pertenece a esta recientemente creada familia de productos denominados M Performance que ya tiene versiones en Serie 1 (M135iA) y varios más que se ubican justamente entre los BMW comunes y los BMW M. Es menester comentar también que el Serie 2, si bien es más capaz en el terreno deportivo que su predecesor, gracias a toda la electrónica que equipa, también es un vehículo mucho más cómodo y utilizable en el día a día.

 

Rubén Hoyo, enviado recomienda

¿Qué opinás? Contanos