Test drive

Prueba nueva Toyota RAV4 2.5L 4x4

Probamos la nueva generación del SUV mediano de la marca japonesa

Prueba nueva Toyota RAV4 2.5L 4x4

Antecedentes

El Toyota RAV4 es un SUV mediano fabricado por la marca japonesa desde 1994 que ya va por su cuarta generación. Iniciador del segmento de los SUVs ligeros o de corte más urbano, ahora tiene una competencia mucho más fuerte gracias a nuevas marcas que han entrado al segmento.

Diseño

El diseño, sin duda alguna, es vanguardista (será decisión de cada uno si lo considera atractivo o no), con líneas muy angulosas, un frente puntiagudo y un portón trasero muy grande que se despide de la rueda de auxilio.

Características técnicas y mecánicas

Bajo el capot de la nueva RAV4 encontramos dos opciones de motorización, un 2.0L de 146 CV asociado a tracción simple y caja CVT, y un 2.5L de 180 CV con caja automática de seis velocidades que manda la tracción a las cuatro ruedas.

La suspensión es independiente para las cuatro ruedas con esquema McPherson adelante y de doble horquilla atrás. La dirección cuenta con asistencia eléctrica (como en prácticamente todos los autos modernos).

En seguridad, los cuatro frenos de disco están controlados con sistemas ABS, EBD (distribución electrónica de frenado), SST (Smart Stop Technology) y control de estabilidad (VSC), esté último solo en la versión más equipada. En el aspecto pasivo ofrece airbags delanteros y suma de cortina y laterales en la versión 2.5L Full aquí probada.

Interior

Por dentro, la nueva Toyota RAV4 cuenta con más espacio y por lo menos en la versión que probamos, con una combinación de colores más atrevida que antes. Lo que sí encontramos es que los plásticos utilizados para todo el interior dejan mucho que desear. Elementos como la falsa fibra de carbono en la consola central, se rayan muy fácilmente y en general la cabina no da una buena sensación de calidad y terminados. En la versión Full la cosa mejora con un revestimiento en cuero de la mayor parte del tablero, aunque este es descaradamente ecológico.

Lo que sí debemos de resaltar es el nivel de equipamiento, al menos de las versiones Full, con elementos como la cámara de retroceso, o la pantalla táctil (la misma que la los Hilux, SW4 y Camry).

Comportamiento dinámico

Al volante, la nueva Toyota RAV4 cumple muy bien con lo que los clientes de este tipo de vehículos buscan: una posición elevada de conducción y una buena visión periférica. Pero algo que sí no nos gustó fue la firmeza de la suspensión. La arquitectura de doble horquilla atrás debería de ayudar a aislar las imperfecciones del camino más fácilmente, se siente muy dura y en caminos irregulares resulta muy incómodo para todos los ocupantes. De hecho, gracias a esta firmeza excesiva también se presentan muchos ruidos en el interior.

El motor no será el más potente (hoy en día parece importar más el consumo que la respuesta del acelerador), pero cumple bastante bien y cuando seleccionamos el modo Sport de conducción, el conjunto motor-transmisión se nota todavía mejor desarrollado, entregando buena respuesta del pedal derecho y realizando los cambios en el límite de revoluciones y de manera suave, eso sí con su consecuente aumento del consumo de combustible.

Manejando en modo Eco, se retarda la respuesta del acelerador y los cambios se realizan a menor rango de revoluciones del motor, mejorando significativamente el rendimiento de combustible.

El manejo podríamos decir que es como en casi todos los productos de la marca, para quienes necesitan ir de un punto A a un punto B, con un vehículo confiable, espacioso y “cómodo” (entrecomillado por la firmeza de la suspensión que no nos pareció adecuada) pero poco emocionante.

Conclusión

Si bien la nueva RAV4 luce muy bien en el papel, con un buen nivel de equipamiento y tecnología, el resultado final no lo es tanto. La calidad de armado del interior es una desventaja y las suspensiones resultaron duras. Respecto del precio, la versión tope de gama entra en sintonía con modelos como los Kuga, Koleos y Tiguan. Ahora, es difícil que el cliente de Toyota quiera cambiar de marca, gracias a la indestructibilidad de sus productos y atención post venta.

Spor de la Toyota RAV4 en el Superbowl 47

Héctor Mañón texto y fotos recomienda

¿Qué opinás? Contanos