Test drive

Nueva Honda CR-V 2012 a prueba

La cuarta generación llega con más estilo y carácter.

Nueva Honda CR-V 2012 a prueba

Si bien la nueva CR-V fue anticipada en Expoagro y se lanza al mercado el sábado, en Autocosmos.com nos anticipamos a su presentación oficial en Argentina y te ofrecemos una prueba de manejo exclusiva realizada por nuestro equipo en México.

Antecedentes:
Empecemos por definir el nombre de este SUV mediano de Honda. Al preguntarnos ¿Qué significa CR-V? Después de una investigación llego a la conclusión que hay tres posibles respuestas, todas correctas, con algunas diferencias que ni los mismos ejecutivos de Honda pueden aclarar, CR-V significa:

1.- Confortable Ruabout Vehícle
2.- Compact Recreational Vehicle
3.- Civic Recreational Vehicle

Historia:

La Honda CR-V nace en 1995.

Primera generación, presentada en el salón de Chicago con el nombre código RD1, dicho modelo sufre una actualización y se denomina RD3, está a la venta hasta el 2001. Curiosamente tiene similitudes con la Land Rover Freelander, primer SUV de la marca inglesa. Algunos apuntan que comenzaron su desarrollo juntas en el período que Honda fue accionista de LR.

Segunda generación, lanzada en el 2001, su nombre interno o código es RD4 y RD7 según el año modelo y está disponible hasta el 2007.

Tercera generación, es la primera CR.V que se fabrica en México, puntualmente en El Salto Jalisco, su presentación es el 2007 y se descontinuó en el 2011, sus formas y diseño son algo polémicas pero aun así  se convierte en un éxito de ventas.

Cuarta generación, presentada en el marco del Salón de Los Angeles en 2011 como modelo 2012 causa polémica por lo radical del diseño. Se fabrica en El Salto Jalisco y las ventas desde su presentación han sido buenas.

 

Características técnicas y mecánicas.

La tendencia de los fabricantes hoy en día es ofrecer vehículos cada vez más grandes, la CR-V no es la excepción, el nuevo modelo es 27 milímetros más largo que la generación anterior, para totalizar sus medidas en 4,545 para el largo total, la anchura y la distancia entre ejes es similar al modelo anterior con 1.820 mm para la primera y 2.620 para la segunda. Lo que se redujo fue la altura total, ahora es de 1.655 milímetros, casi 5 centímetros menos con relación a la CR-V 2011. El peso de la versión evaluada es de 1.609 Kg.

Bajo el capot encontramos un confiable motor naftero de cuatro cilindros en línea y 2.4 litros de desplazamiento con 16 válvulas y el famoso sistema de apertura y cierre variable inventado por Honda, llamado i-VTEC ( Variable Valve Timing and Lift Electronic Control). La entrega es de 185 CV en el rango de las 6.300 rpm y ofrece un torque de 222 Nm cuando a aguja del tacómetro marca las 4.400 revoluciones. El motor está acoplado a una transmisión automática tradicional de cinco velocidades.

La versión EXL cuenta con un sistema de tracción integral denominado por Honda como "Real Time 4-wheel Drive", el conductor no tiene acceso a la elección del sistema de tracción, este conecta ambos ejes mediante una bomba doble. La mayor parte del tiempo la CR-V tendrá poder de tracción solamente en el eje delantero, si la unidad de mando de la transmisión detecta una diferencia de presión de funcionamiento mayor al 3%, entiende que alguna de las ruedas con tracción está perdiendo adherencia e inmediatamente conecta el eje trasero. El poder de tracción en el eje trasero puede llegar al 52% del torque entregado por el motor en condiciones específicas de poca adherencia como pisos lodosos, nevados o con hielo.

Exterior
El diseño es radical, con grandes ángulos y aristas que la hacen ver un poco tosca, la zona frontal ofrece una parrilla de formas simples, tan sólo tres barras cromadas y al centro el escudo con el apellido del fundador de la marca. Los costados son limpios, carentes de molduras, solamente los cantos de los guardabarros están rematados con una pieza plástica que cubre toda su circunferencia. La zona acristalada está circundada por una moldura cromada, vale la pena fijarse en la tercera ventanilla lateral, de forma atípica en un vehículo japonés, que nos recuerda más a un Seat León. La puerta trasera es de generosas dimensiones, la óptica trasera en conjunción con una pieza plástica en el área del porta-patente nos recuerda a otra marca europea, ahora a Volvo, especialmente al V60.

Interior
Este rubro cambió mucho en relación al modelo anterior, el tablero de instrumentos es inmenso y tiene integrada la consola central, por lo que los pasajeros delanteros están prácticamente envueltos en él. Las tonalidades están bien combinadas, los instrumentos y pantallas están bien ubicados y quizá el único detalle cuestionable es una moldura con apariencia de mármol que lo recorre de lado a lado, habrá a quien le enloquezca esta moldura, a mi no me gustó, simplemente no viene al caso. Además, viendo la evolución de los SUVs medianos, especialmente los europeos, los plásticos utilizados en la CR-V quedan algo en el pasado con su tacto rígido. El cuadro de instrumentos es simple, y presenta una función llamada ECON de la cual les contaré en la prueba de manejo.

En la parte superior del tablero la CR-V ofrece una pantalla denominada i-MID que muestra la información del equipo de audio, de la cámara de retroceso y también del teléfono acoplado vía Bluetooth, dicho teléfono puede manipularse con los botones ubicados en el volante. En otros mercados como el mexicano donde se probó esta unidad hay una segunda pantalla tactil de 6.1 pulgadas , localizada al centro que muestra la cartografía del sistema GPS.

Los asientos están tapizados en cuero, el del conductor ofrece ajustes eléctricos y la banca trasera es abatible en 60-40 y es una de las más cómodas e ingeniosas del mercado, pues para abatirlos solo hay que ubicarse en la zona de carga y tirar de una palanca ubicada en los costados del baúl. con un simple movimiento, la base del asiento de pliega hacia adelante y el respaldo se abate, quedando encima, un movimiento tan rápido y fácil que demora lo mismo que tardaste en leer estos renglones.

Manejo
Pese a tener una transmisión de sólo cinco cambios (qué exigentes nos hemos puesto) la respuesta es buena, el aislamiento del motor es excelente, la visibilidad es muy buena, los espejos retrovisores exteriores son de muy buen tamaño y facilitan las maniobras, no así el espejo central, que dadas las reducidas dimensiones del cristal trasero, aunado a los enormes postres D, reduce la visibilidad trasera, por ello en algunos mercados las versiones de alta gama vienen equipadas con la cámara de reversa, que demuestran que no es un lujo, es necesaria.

En cuidad el desempeño es satisfactorio, solamente se nota muy justo en pendientes muy empinadas si se tiene conectado el sistema ECON, por lo que hay que acelerar de más y se verá reflejado en el consumo.

¿Cómo funciona el sistema ECON?
El conductor puede pulsar un botón verde ubicado en el tablero, al activar el sistema ECON un ícono verde con forma de hojas de un árbol se enciende en el cuadro de instrumentos, dicho sistema interactúa con el motor, la dirección y el sistema de aire acondicionado y cuidando los hábitos de manejo se pueden aumentar los rendimientos de combustible entre un 5% para un uso en ciudad y un 11% para ruta.
El conductor es alertado con unas señales visuales en el tablero, digamos que son dos enormes paréntesis que flanquean al velocímetro, si el acelerador es presionado más de lo necesario, las señales luminosas son de color blanco, si al contrario la aceleración es gradual y suave, dichas señales son de color verde. La comprensión es muy sencilla y una vez dominado el sistema ECON es hasta divertido usarlo.

Conclusión.
Honda CR-V es un buen producto, sin duda los directivos de la marca saben hacia donde enfocar sus productos, y lo hacen muy bien, goza de una reputación inmejorable, la imagen que los clientes tienen esta marca muy por arriba de otros fabricantes. La pregunta es si a los usuarios clásicos del modelo les gustará su nueva estética, aunque en realidad es una pasada en limpio de lo hecho en la generación anterior, que fue la que rompió el molde. Por otro lado, el segmento ha evolucionado mucho desde los días en quye la CR-V era amo y señor del mercados de SUVs. Hoy hay muchas opciones de diversas marcas peleando en el mismo renglón, algunas inclusive han subido fuertemente la apuesta. Será cuestión de fidelidad a la marca, amor al modelo y un precio realmente competitivo.

Alejandro Konstantonis / Bernardo Maldonado recomienda

¿Qué opinás? Contanos