logo autocosmos Vendé tu auto
Novedades

El nuevo Audi A6 y la clave de su bajo coeficiente aerodinámico

Ayuda a mejorar la acústica y reducir el consumo.

El nuevo Audi A6 y la clave de su bajo coeficiente aerodinámico

 

Un sedán de lujo como el nuevo Audi A6 que debe cumplir con todas las expectativas generadas por un modelo Premium de su porte. No solo debe ofrecer un diseño atractivo, un interior perfectamente rematado, todos los sistemas de seguridad y parafernalia tecnológica, también debe sonar de la manera correcta, ya sea desde el asiento del conductor o cualquiera de sus acompañantes.

La perfección está en los detalles y por ello la casa de los cuatro anillos destina 45 ingenieros de sonido a trabajar en el análisis y diseño acústico de sus vehículos. En todo esto, no solo entran en juego los burletes y materiales fono absorbentes, la propia carrocería juega un papel fundamental en el tono del vehículo, aquí veremos las particulares soluciones utilizadas en el nuevo sedán grande alemán.

Una de las causas en la eliminación de ruidos en el nuevo A6 es la reducción del número de huecos pasantes en la pared frontal y su consecuente insonorización. Otra razón es la utilización de materiales amortiguadores inyectados para aislar el ruido y las vibraciones cuyo peso es más de dos kilos inferior al de las láminas empleadas hasta ahora. Pero hay más, por ejemplo el carenado de guardabarros, compuesto de un material reforzado con fibra de vidrio, también actúa como absorbedor acústico.

También los cristales del nuevo Audi A6 reducen los ruidos en su interior, por ejemplo su parabrisas está formado por dos cristales unidos con una lámina de plástico que ofrece mayor insonorización y protección antirobo.

Sin embargo, una de las razones más importantes en la reducción de ruidos está en el trabajo en el túnel de viento de la planta de Ingolstadt, donde se consiguió reducir la resistencia aerodinámica en un 19 %.

En la carrocería hay un gran número de detalles casi imperceptibles que mejoran la sonoridad del paso de aire. Los grupos ópticos traseros, por ejemplo, incorporan pequeños bordes de spoiler. Las carcasas de los retrovisores exteriores disponen de pequeñas ranuras para desviar el flujo, aunque también reducen el nivel de ruido y la acumulación de suciedad. Cada puerta integra tres líneas de sellado. Y aún queda la parte inferior del auto.

En el nuevo A6 los bajos, las ruedas y los guardabarros se han carenado por completo (a excepción del túnel de la transmisión) logrando reducir en 10% la resistencia aerodinámica. Hay pequeños spoilers de rueda en ambos ejes y molduras adicionales en la cápsula frontal que ayudan a guiar el flujo de aire con pérdidas mínimas.

El resultado de este desarrollo global no es un sonido Audi uniforme, sino un concepto acústico hecho a la medida para cada modelo. Así, cada afortunado usuario podrá disfrutar de un viaje silencioso, o la alta fidelidad del equipo de audio Bang & Olufsen con sus 15 parlantes.

Contanos que opinas