Test drive

Audi A7 Sportback a prueba

Un nuevo coupé-sedán

Audi A7 Sportback a prueba

Antecedentes

El Audi A7 es el segundo producto de la firma de los cuatro aros en recurrir a la moda de los coupés de cuatro puertas, el primero fue el A5 Sportback.

La estrategia que sigue esta filial de lujo de Grupo Volkswagen es muy clara. Estos ejemplares se ubican entre la oferta de sedanes tradicionales, es decir el A5 Sportback se coloca entre A4 y A6, mientras que el recién llegado A7 se posiciona entre A6 y el buque insignia A8.

Es importante destacar que el Audi A7 hereda muchos de los componentes tanto mecánicos como electrónicos y de confort que equipa el A8, pero a diferencia del sedán más grande de la marca, este "coupé" es un vehículo mucho más personal y agradable de ver, que además ofrece todas las amenidades habidas.

Todo lo anterior hace que el A7 sea el mejor Audi que el dinero puede comprar, incluido el impresionante R8.

 

Características Técnicas y Mecánicas

A nuestro país llega solamente una oferta mecánica, se trata de uno de los mejores seis cilindros del mercado, el V6 de 3.0 litros TFSI sobrecargado que entrega 300 CV y 440 Nm que se acopla a una transmisión de doble embrague S-Tronic con siete velocidades y que envía la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción quattro.

Respecto a la seguridad, el A7 posee prácticamente todo, desde los seis airbags, ABS, Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), sistema de bloqueo de diferencial EDL, Control de tracción ASR, entre otros.

Aunque se trata de un vehículo de 1.770 kilos, el Audi A7 entrega un rendimiento de combustible de 12.1 km/l de acuerdo con cifras oficiales gracias a la incorporación de tecnologías adicionales a la inyección directa y una transmisión eficiente con recuperación de energía en la frenada y el sistema Start & Stop.

 

Confort

Ciertamente el diseño del A7 es un espectáculo desde cualquier ángulo, las dramáticas y atractivas formas del exterior se complementan con un interior moderno y bien logrado, con materiales de excelente calidad. La cabina de este coupé de cuatro puertas es un lugar sumamente agradable para estar, más aún si nos situamos en el puesto de mando, un trabajo soberbio de Audi en ese aspecto.

Uno de los puntos más destacados del Audi A7 es sin duda la gran cantidad de elementos de conveniencia que ofrece, desde tapicerías forradas en fino cuero, los insertos de madera o aluminio cepillado, asientos eléctricos, techo solar y otros que son obligados. Hasta el soberbio display de siete pulgadas a color de alta definición que integra las funciones del sistema de navegación, MMI y el equipo de audio que de serie Bose.

Un touch pad para ingresar datos ubicado en la consola central que sirve ya sea para manipular el teléfono o sistema de navegación, facilita mucho la introducción de datos ya que funciona de manera muy intuitiva, muy útil cuando se introduce una dirección de destino por ejemplo. Otros gadgets que destacan del A7 son el sistema de visión nocturna y el Head Up Display.

 

Manejo

Como mencionábamos anteriormente, el motor es sobresaliente, la respuesta es extraordinaria bajo cualquier régimen gracias a la disponibilidad de torque desde baja rotación. Las aceleraciones son contundentes, así como la capacidad de recuperación que es más que buena, tanto así que en verdad no existe necesidad de un ocho cilindros. Un punto importante es que si bien es cierto la motorización es brillante, la transmisión de doble embrague es la compañera idónea para exprimir al máximo el potencial, al tiempo que cuida bastante bien los consumos.

Gracias a la presencia del sistema de tracción total quattro, el agarre del A7 es excelente, evidentemente lo anterior no sería posible si el balance y geometría de suspensión no fueran adecuados. El vehículo tiene un ancho de vía bastante grande y se planta como si fuera sobre rieles, mostrando límites muy altos. Es noble y predecible en todo momento, incluso si nos pasamos un poco corrige fácilmente las trayectorias con sólo dejar de oprimir un poco el pedal de acelerador. De cualquier forma si lo anterior no fuera suficiente, la última barrera está conformada por todas las asistencias electrónicas de seguridad existentes.

 

Conclusión

El A7 Sportback es el mejor Audi de la actualidad porque brinda toda la sofisticación y lujo que un auto Premium debe tener, acompañado con un diseño espectacular y un desempeño contundente. Con este producto la firma de los cuatro aros vence sin lugar a dudas en su propio juego a Mercedes–Benz con su CLS, que en la segunda generación ha perdido algo del refinamiento y belleza del modelo original, en favor de una estética más agresiva. Asimismo los interiores del Audi son asombrosos, mientras que las formas angulosas y saturación de botones del Mercedes son menos impactantes tanto desde el punto de vista de ergonomía como del visual. Habrá que esperar la llegada del modelo de la estrella para poder hacer una comparación más directa, aunque eso no está confirmado.

Audi es una firma de autos de lujo y no hay ningún exponente de la gama que refleje mejor las virtudes y valores de la marca, aun cuando existe el R8 que es más un Lamborghini que un Audi -sin que ello sea necesariamente un pecado.

Audi A7 Sportback en acción

Rubén Hoyo Fotos: Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinás? Contanos