Toyota Highlander Limited 4WD 2011 a prueba
08/02/2011 Pruebas de manejo

Toyota Highlander Limited 4WD 2011 a prueba

Un auto familiar que cumple en todos los aspectos<br />

08/02/2011 Pruebas de manejo

Antecedentes
El Toyota Highlander (le llamamos “El” por ser un crossover aunque habrá quienes estén acostumbrados a llamarla “la camioneta”), cumple 10 años desde su introducción. Utiliza la plataforma y algunos componentes del Camry, por lo que entra en la categoría de “crossover”.

Para este 2011, recibió algunas mejoras exteriores e interiores para lucir más moderno y conforme a la nueva línea de diseño de Toyota que se estrenó con la nueva Sienna.

Exterior
Los cambios más representativos los encontramos en los extremos de la carrocería pues ambas fascias fueron rediseñadas y las luces (traseras y delanteras) también cambian respecto al modelo 2010.

Con estos ligeros pero atinados cambios lograron darle más tiempo de vida a la misma plataforma que conocemos desde hace tres años, adecuando el diseño a los nuevos productos de la marca y haciéndolo lucir fresco y renovado.

Características técnicas y mecánicas
Mecánicamente se mantiene igual que su antecesor, con el motor V6 de 3.5L, 270Hp de potencia y 248Lb-Pie de torque. La transmisión es automática de cinco velocidades, y aunque es un poco lenta, se siente suficientemente robusta, además cuenta con la opción de realizar los cambios manualmente.

La potencia llega al suelo mediante un sistema de tracción total enfocado al manejo en pavimento, aunque sólo está disponible para la versión más equipada y que probamos en esta ocasión. Para las demás versiones se manda a las ruedas delanteras únicamente.

Interior
Por dentro, encontramos que el Toyota Highlander está muy bien equipado. Cuenta con una tercera fila de asientos que se mueven independientemente y que son muy fáciles de guardar y sacar, un sistema de sonido (con nueve bocinas JBL) con grandes perillas para controlarlo y botones montados en el volante, control automatizado de clima de tres zonas (conductor, pasajero y parte trasera) también con controles en el volante, asientos calefactables para la parte delantera, numerosas tomas de corriente de 12V, entrada USB y auxiliar, encendido y acceso automático mediante la llave de presencia, luces automáticas, quemacocos eléctrico, sistema de manos libres para el teléfono, espejos y cristales eléctricos, cámara de reversa y computadora de viaje.

Entre los puntos malos, destacan la calidad de algunos plásticos del interior, lo complicado de los comandos de voz para el sistema de manos libres, la diminuta pantalla de la cámara de reversa, la posición de los botones en el volante, el sistema de apertura de la cajuela que no abre automáticamente con la manija pero sí con el control remoto de la llave (sólo utiliza el motor para cerrarse), la falta de memoria de posición para los asientos delanteros y no tiene un lugar destinado para guardar la herramienta en la cajuela.

Manejo
Comenzando por el tren motriz, el Highlander, en su versión de seis cilindros, se desempeña bastante bien logrando un tiempo de aceleración de 0 a 100Km/h en 7.5seg y un consumo promedio (obtenido por nosotros) de 6.7Km/l ya que es necesario presionar bastante el acelerador para lograr una buena respuesta del motor.

Fuera del elevado consumo de combustible, el V6 del Highlander mueve con bastante agilidad todo el conjunto, inclusive con el sistema de tracción integral que mantiene el vehículo muy compuesto cuando la situación así lo exige.

Los asientos y la dirección tal vez no sean los que más nos hubieran gustado ya que no ofrecen la suficiente sujeción lateral (asientos) y la dirección, sí resulta muy cómoda para la ciudad (nivel de suavidad) pero para carretera se necesita de algo más preciso.

El manejo en ciudad resulta muy relajado, y gracias a las grandes ventanas, bastante práctico a pesar del tamaño del vehículo y los siete asientos que acomoda en el interior.


La marcha es suave, cómoda y transmite una gran seguridad en carretera (aunque la dirección podría transmitir un poco más de lo que sucede bajo las ruedas) en parte gracias al sistema de tracción integral y a la potencia del motor. Además cuenta con bolsas de aire frontales, de toldo, laterales y de rodillas (para el conductor), ABS, EBD (distribución de frenado), BA (asistencia de frenado de emergencia), TRAC (control de tracción), VSC (control de estabilidad) y cuatro frenos de disco que le han ganado cinco estrellas en materia de seguridad por la NHTSA, de Estados Unidos (National Highway Traffic Safety Administration).

Conclusión
El Toyota Highlander es un producto muy completo que ofrece un excelente nivel de seguridad, equipamiento, tecnología y espacio interior a un precio relativamente accesible. Sí, podría ser uno todavía mejor al cambiar algunas cosas, pero finalmente cumple -y muy bien- como un vehículo familiar para transitar en ciudad o carretera.

¿Qué opinás? Contanos