Industria

General Motors solicita más apoyo al gobierno, Saturn, Saab y Hummer descartadas en el futuro de GM

El gigante de Detroit busca otros 16 mil millones de dólares en préstamos para reestructurar adecuadamente la compañía.

General Motors solicita más apoyo al gobierno, Saturn, Saab y Hummer descartadas en el futuro de GM

General Motors, el fabricante norteamericano más grande, ha remitido al congreso de EEUU un plan de viabilidad que contempla una serie de acciones y préstamos necesarios para reestructurar la compañía en aras de garantizar su supervivencia.

Dentro de la serie de medidas destaca la separación del consorcio de las marcas Saab, Saturn y Hummer. La primera de las nombradas ya tiene un estudio para valorar su venta potencial pero GM está en conversaciones con el gobierno Sueco a efectos de fondear a Saab con los recursos necesarios que le permitan seguir operando y encontrar un futuro como empresa independiente para enero de 2010.

En el caso de Saturn, GM está dispuesta a recibir propuestas que permitan a la red de distribución continuar comercializando los vehículos de la marca ya que de no encontrar comprador o alguna propuesta en ese tenor, Saturn desaparecerá una vez que termine el ciclo de vida de sus actuales productos.

Por último, la división de vehículos todo terreno Hummer, si no encuentra comprador antes del 31 de marzo, también desaparecerá y en este caso no pasaría de 2010.

Así, General Motors se concentrará en las marcas Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC, dejando a Pontiac como marca de nicho que se comercializará en el canal Buick - GMC - Pontiac.

Se espera reducir a un total de 36 modelos que significaría una disminución del 25% comparado con lo que se tiene actualmente. La red de distribución en EEUU también seguirá sufriendo recortes de los 6.246 dealers que había en 2008 se llegará a 4.700 en 2012 y por último a 4.100 en 2014. La gran mayoría de los distribuidores eliminados provendrán de grandes ciudades, donde existe sobreoferta.

La reducción de costos incluye el cierre de 14 plantas para el 2012, que se sumarán a las 12 que ya se han cerrado desde el año 2000 y hasta 2008, así como una serie de negociaciones con el sindicato UAW para ubicar a GM en posición competitiva en el tema de los costos laborales. También se prevén miles de despidos tanto de empleados administrativos como obreros.

Las reestructuraciones contemplan también las regiones de Asia - Pacífico, Canadá y Europa. En el caso del viejo continente ya se mantienen conversaciones con el gobierno alemán para revisar una ayuda a Opel. Se espera que con la reducción de costos GM pueda ahorrar unos 1,2 mil millones de dólares en la región, también se espera tener respuesta sobre la solvencia de las operaciones europeas para el 31 de marzo del corriente.

Con respecto de los préstamos por parte del gobierno de EEUU, de acuerdo a las previsiones de la compañía, son necesarios los 18 mil millones de dólares que habían solicitado el pasado 2 de diciembre adicional al otro monto de 4,5 mil millones de crédito revolvente, pero si las condiciones del mercado en 2009 arrojan cifras de venta por unos 9,5 millones de unidades y 11,5 millones para 2010, GM requeriría un financiamiento adicional de 7,5 mil millones para alcanzar un apoyo total hasta 2012 de 30 mil millones de dólares.

La bancarrota es una opción que contempla GM como un último recurso. Aunque actualmente ya no se descarta la posibilidad, sería un proceso riesgoso, costoso y lento por lo que General Motors espera obtener los préstamos solicitados y reestructurar sin la necesidad de declararse en quiebra.

Para el futuro, General Motors ha manifestado que continuará el desarrollo de la plataforma Voltec del Chevrolet Volt de acuerdo a lo planeado.

Contanos que opinas